La persona que lleve la jineta de capitán en un equipo pasa a ser el jugador más importante, ya que se convierte en el jugador escogido para ser el líder, quien representa dentro de la cancha a todos sus compañeros frente a los árbitros. Además tiene también a su cargo la organización y mando del equipo en todo momento según las órdenes del D.T.

 

Algunas características que debe tener un buen capitán son las siguientes:

Personalidad: Debe hacerse respetar e imponerse dentro de la cancha, pero como dijo Valdivia, siempre con respeto.

Conocimiento estratégico: Tiene que ser capaz de ordenar a sus compañeros y traspasarles las instrucciones del entrenador.

Voz de mando: Sus compañeros deben respetarlo y reconocerlo como líder.

Capacidad de comunicación: Debe tener la capacidad de comunicarse con sus compañeros, con su entrenador y con los árbitros ante cualquier situación que se presente.

Responsabilidad: Tiene que ser un ejemplo dentro y fuera de la cancha.  Como por ejemplo llegar puntual a los entrenamientos.

Equilibrio: Debe ser una persona equilibrada, no perder los estribos ante situaciones complejas  que se den durante el partido.

Nadie nace teniendo estas cualidades, pero si es posible adquirirlas con el pasar de los años y ganando la experiencia necesaria. También en algunos equipos hay capitanes jóvenes, pero representan fielmente los valores del equipo y además son maduros para la edad que tienen. 

 

¿Puede haber más de un líder dentro del equipo? Obvio que si. Puede darse la situación que existan diversos tipos de líderes dentro del camarín, lo cual puede ser muy beneficioso para el equipo si sus cualidades se complementan.

 

¿Y tú? ¿Estás preparado para llevar la jineta?

 

Iván Zamorano