Demás está decir que es el único jugador que puede usar las manos y que se encuentra, la mayor parte del tiempo, dentro de su área. Su objetivo básico es impedir que el balón entre en su portería. Generalmente los arquero son de elevada estatura, aunque en la historia ha habido excepciones a la regla, como por ejemplo Jorge Campos de México que solo medía 1,70 mts. Los equipos requieren arquero que les ofrezcan seguridad en balones elevados altas o en tiros bien colocados.

Por otro lado puede ser considerado como el DT dentro de la cancha, ya que cuenta con una visión privilegiada del campo de juego, su voz debe ser escuchada y respetada por todos en el plantel. Es el único que desde su posición ve desde atrás a todos sus compañeros, lo que le da la posibilidad de corregir errores en las posiciones. Debe ser responsable y entregarle seguridad a sus compañeros, además de valiente para salir de su arco, tanto para ir arriba como también para jugar con los píes. Desde el punto de vista de la táctica, en el fútbol actual, cada vez se les exige mayor participación en el juego, sobretodo con los píes, lo cual los lleva casi a convertirse en un jugador de campo más.

 

El Guardián del Arco